Consultez le dossier en français de Radio-Canada

Periodista: Diego Creimer (diego.creimer@radio-canada.ca) y Vincent Grou

INTRODUCCIÓN

Una autopista lenta y congestionada
Escribir sobre el uso de Internet y de los llamados “blogs” en Cuba puede parecerse más a un ejercicio de especulación que a una constatación de hechos. La conectividad en la isla sigue siendo hoy extremadamente baja, sobre todo si la comparamos a los niveles de América del Norte, donde casi el 90% de los hogares tiene libre acceso a la red por medio de conexiones veloces. El teléfono y el módem, que aquí en Canadá ya son prácticamente piezas de museo, siguen siendo una tecnología de uso común en Cuba.

Comenzamos esta investigación a fines de mayo. Antes siquiera de abordar la participación en los blogs y foros electrónicos de discusión, una de las primeras dificultades fue establecer la proporción de cubanos que efectivamente tienen acceso a Internet. Esa proporción resultó ser extremadamente baja. Cuba es un país donde Internet sigue siendo una rareza para el ciudadano común. Esto no se debe a la falta de computadoras, sino sobre todo a la imposibilidad de conectarlas a la red. Bajo el actual sistema de gobierno, la conexión a Internet está considerada como un privilegio, y por lo tanto reservada a quienes las reglamentaciones habiliten como merecedores de ese privilegio.

EL HOTEL NACIONAL DE LA HABANA, DONDE FUNCIONA UNO DE LOS POCOS CYBERCAFÉS DE LA CIUDAD

De los cubanos residentes en la isla que regularmente acceden a la red, la mayoría lo hace desde las universidades y las dependencias estatales. Allí, en efecto, hay redes de computadoras conectadas a Internet. No obstante, la navegación está limitada a las páginas web relacionadas con la naturaleza del trabajo del usuario, o de los estudios, en el caso de los estudiantes. Es decir: un cubano que trabaja en una oficina del Estado no puede aprovechar la pausa de media mañana para leer los titulares de los diferentes diarios del mundo ni para participar en los blogs de discusión. Puede, en el mejor de los casos, visitar las páginas web generadas dentro de Cuba, como las de los diarios oficiales, universidades, ministerios y otros.

Hoy es posible, también, usar las computadoras de los escasos cybercafés que hay en las ciudades cubanas o en los hoteles para extranjeros. En estos momentos hay en La Habana tres cybercafés para casi 2.200.000 habitantes. La hora de acceso a Internet cuesta en promedio unos seis dólares estadounidenses, y a pesar del precio elevado (el sueldo promedio de un trabajador cubano equivale a unos 25 dólares mensuales) la navegación es muy lenta. Para un aficionado a Internet, esos seis dólares no rinden demasiados frutos.

 

  Siguiente >>

 






Portal - Actualidades - Emisiones - Podcast - Horarios y frecuencias
Informe de recepción - Cursos de Lenguas - Radios Asociadas - Comunicados
Quienes somos? - Contáctenos - Ciberdiario
 
Derechos de reproducción y difusión reservados
Radio Canada International